El suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que se encuentran en la parte inferior de nuestro cuerpo (entre las piernas) y cuya misión es sostener nuestras vísceras, sobre todo aquellas que están en contacto directo con ellos. Por eso la debilidad de estos músculos ocasiona desastres en el funcionamiento de estos órganos ya que quedan descolocados y descendidos. Los músculos del suelo pélvico están colocados como una hamaca o un entrelazado, con varias capas (que los expertos llaman diafragmas) de músculos con sus tendones. Está atravesada por tres conductos que de adelante a atrás son: la uretra, que es la salida de la vejiga al exterior para eliminar la orina, la vagina que es el órgano de las relaciones sexuales y forma parte del canal del parto (en las mujeres) y el canal anal que es el final del tubo digestivo con su esfínter, que es el ano. 

Estos órganos que nos parecen “vergonzosos” son en realidad importantísimos ya que  de ellos depende mucho nuestra calidad de vida. Cuando se descuelgan por la debilidad de los músculos del suelo pélvico se producen las pérdidas de orina, el estreñimiento, los dolores en la vulva, las infecciones urinarias y los dolores en las relaciones sexuales.

¿Por qué se debilitan?

Los músculos del suelo pélvico son como todos los músculos del cuerpo y  funcionan de igual manera.

  Realizando una actividad normal no se ejercitan ni se refuerzan de manera espontánea como los demás músculos (esa es la diferencia), y además ni siquiera somos conscientes de su existencia.

Si se añade el no ejercitarlo, y que tiene que aguantar todo el peso que tiene encima, mas los esfuerzos que hacemos al coger pesos, defecar (hacer caca), toser; más si hemos hecho deporte con saltos, incluyendo muchos abdominales; más si tenemos exceso de peso; más los embarazos (si los hemos tenido); más los partos (si hemos tenido hijos); más, más, más………es natural que el suelo pélvico se haya hundido. Nos aparece un problema que no sabemos solucionar, porque nadie nos ha hablado de ello

MUY IMPORTANTE: el orgasmo es una contracción involuntaria y tetánica de todos los músculos perineales, por lo que podemos deducir que para obtener sensaciones de máxima calidad en el orgasmo o simplemente para tenerlo, esta musculatura debe estar en perfectas condiciones: firme, elástica, resistente y con un perfecto control de la misma por parte de la mujer y del hombre. Casi nada.

Nuestro suelo pélvico, como cuidarlo y potenciarlo.

vwx2awnvigzlbwvuaw5vihkgbwfzy3vsaw5vlk%5c-%0d%0a%09filename-1%5c-jdtuq4ot89

Existen unas normas de conducta que son imprescindibles para mantener en buen estado nuestro periné:

  • No llevar ropa muy ajustada
  • Acudir al baño a orinar cada 2 ó 2h 30`
  • Jamás posponer el reflejo evacuatorio
  • Luchar contra el estreñimiento con alimentación adecuada
  • Limpiarse de manera correcta cada vez que se realicen evacuaciones
  • Beber agua (2-2 l y ½)
  • No utilizar compresas perfumadas (irrita la mucosa)
  • Hacer estiramientos de suelo pélvico poniéndonos de cuclillas 
  • Realizar ejercicios  de Kegel
  • Y fortalecer músculo transverso abdominal
  • Utilizar conos vaginales o bolas china

suelo_1

1 – De pie con las piernas bien separadas,
pon las manos en los glúteos y asegúrate
que no los utilizas cuando tensas la musculatura
del suelo pelviano hacia arriba y hacia adentro.

 

suelo_22- Sentada y sin apoyar la espalda,
curva la columna hacia adentro y contrae
la musculatura del suelo pelviano.Concéntrate para utilizar únicamente
la musculatura de la vagina y la uretra.

suelo_23- De pie, con las rodillas flexionadas,
apoyando los brazos en los muslos, presiona
con los músculos del suelo pelviano hacia arriba
y hacia adentro.

suelo_24- Sentada sobre una silla,
sin apoyar la espalda, separa las piernas y coloca un objeto entre ellas
que provoque un poco de resistencia, como por ejemplo un cojín.
Contrae los músculos.

 

suelo_2

5- Sentada o tumbada, cruza las
piernas y aprieta las partes externas de los pies una contra otra.

 

suelo_26- Siéntate con las piernas cruzadas y
la espalda recta.Tira hacia arriba del suelo pelviano,
separandolo del suelo.

7. Es muy importante que seas capaz de reaccionar ante repentinos ataques de tos, risa o ejercicios que aumenten la presión en la vejiga. Necesitas practicar contracciones rápidas, contrayendo el suelo pelviano y reteniéndolo durante un segundo, hasta un máximo de diez veces. También es conveniente, ante una urgencia miccional, inclinarse hacia delante para disminuir de esa manera la presión de la vejiga.

Ejercicios para suelo pélvico

Existe mucha información en internet sobre como fortalecer el suelo pélvico. Aquí encontrarás unos cuantos videos de referencia.

Siempre se está avanzando en nuevas técnicas para fortalecer el suelo pélvico, tan útil para mejorar nuestra calidad de vida, por lo que hay que observar las novedades que van saliendo.

Intimina: Fortalecimiento del suelo pélvico

En suelo firme: Consejos para la salud de tu suelo pélvico